Alekséi Pázhitnov, el Programador Ruso que Creó Tetris: Esperó 10 Años para Cobrar y Ahora es Millonario

Es probable que el nombre Alekséi Pázhitnov no te suene familiar. Sin embargo, seguramente has pasado horas tratando de encajar las piezas del juego más vendido de la historia, con más de 520 millones de copias vendidas: Tetris.

La historia de Alekséi Leonídovich Pázhitnov y Tetris es curiosa, sobre todo porque su creador tuvo que esperar más de una década para recibir una compensación mientras otros se hacían millonarios con su creación. Durante todo ese tiempo, Pázhitnov no recibió ni un rublo por derechos de autor y tuvo que emprender una batalla legal para obtener el reconocimiento que merecía.

Lo más sorprendente es que Pázhitnov nunca dio su permiso para comercializar un juego al que han jugado más de 1,000 millones de personas y que ha sido objeto de estudios científicos por sus beneficios en el desarrollo cognitivo, para ayudar con el estrés postraumático y el tratamiento del ojo perezoso.

El Origen de Tetris

En 1984, Alekséi trabajaba como ingeniero de software en el Centro de Computación de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética en Moscú. Junto a sus colegas Dmitri Pavlovski y Vadim Gerasimov, ideó un juego basado en el rompecabezas tradicional Pentominó, en el que se colocaban piezas de diferentes formas dentro de una caja para llenarla completamente.

Desde el principio, el juego fue un éxito entre sus compañeros en la Academia. Los jugadores quedaban hipnotizados, aunque al inicio las piezas estaban formadas por corchetes debido a las limitaciones gráficas de la plataforma original.

En 1985, Pázhitnov mejoró el juego añadiéndole colores y creó algunas copias para sus amigos fuera de la academia. Pronto, el juego se difundió por toda la Unión Soviética y otros países del bloque comunista.

“No sabíamos que el software podía considerarse un producto protegido. La idea de obtener dinero por el programa nos sonaba extraña y ridícula”, declaró Pázhitnov a la BBC.

Un Acuerdo Poco Ortodoxo y un Oportunista

En la era soviética, los derechos de propiedad intelectual eran del Estado, y estas creaciones se distribuían libremente. El juego llegó a manos del empresario húngaro Robert Stein, que exportaba software a Occidente.

Stein contactó con el Centro de Computación en Moscú sin éxito, pero su persistencia lo llevó hasta Pázhitnov, a quien ofreció un pago anticipado de 12,000 dólares por la licencia del juego en Occidente. Pázhitnov expresó interés en negociar, pero Stein interpretó esto como un sí y comenzó la comercialización en Occidente.

Stein ofreció el juego a Mirrorsoft, un gigante del entretenimiento en los 80. A los ingenieros de Mirrorsoft les encantó Tetris, por lo que, al tiempo que firmaban con Stein su distribución en Reino Unido, ya negociaban su distribución en Estados Unidos.

Tetris: el Juego que Logró Escapar de la URSS

A finales de los 80, las grietas en el Telón de Acero eran evidentes, y los contactos entre Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov para negociar el desarme nuclear y el fin de la Guerra Fría causaron una fiebre en EEUU por todo lo que viniera del otro lado del Telón de Acero. Tetris fue promocionado como “El juego que escapó de la URSS”, todo esto sin que Stein tuviera realmente los derechos.

La situación escaló cuando Stein licenció Tetris a Atari y Sega, lo que llevó a las autoridades en Moscú a darse cuenta de que un juego ruso estaba triunfando en el mundo sin su conocimiento.

“Cuando estábamos a punto de lanzarlo, recibimos un télex de una compañía llamada Elorg, afirmando que estábamos lanzando Tetris ilegalmente porque les pertenecía y nunca habían dado permiso”, recordó Stein a la BBC. ELORG, Elektronorgtechnica, era la organización gubernamental soviética encargada de la importación y exportación de hardware y software.

Finalmente, tras arduas negociaciones con el Estado ruso, Stein obtuvo un contrato y la autorización de venta de Tetris. El dinero comenzó a llegar en grandes cantidades para todos los que comercializaban Tetris, excepto para los rusos y su creador.

La hábil negociación de Nikolai Belikov, director de Elorg, con Nintendo y Stein, devolvió el control de los derechos al Estado ruso. Esta negociación, no exenta de riesgo diplomático, incluso involucró al KGB y miembros destacados del Kremlin.

Tras una Década, el Dinero Llegaba a su Creador

Con la caída de la Unión Soviética, Pázhitnov consiguió que el Estado ruso le reconociera sus derechos de autor sobre el videojuego y le permitió mudarse a Estados Unidos.

Allí, se unió al psicólogo Vladimir Pojilko y al empresario Henk Rogers, quien había negociado años antes con Belikov la cesión de derechos para Nintendo. Los tres fundaron The Tetris Company en Estados Unidos, lo cual permitió a Pázhitnov convertirse en millonario al comenzar a percibir los beneficios de su idea original.

Veinte años más tarde, Tetris ya había generado 20,000 millones de dólares para la compañía de su autor y continuaba licenciándose para nuevas plataformas y formatos.

admin

Un partido revolucionario, si en verdad está empeñado en hacer y dirigir la revolución no puede renunciar al legítimo derecho de ser o formar parte de la vanguardia histórica que en efecto haga y dirija la revolución socialista en nuestro país, es de hipócritas decir que se lucha sin aspirar a tomar el poder y mucho más aún si se pretende desarrollar lucha diciendo que no busca ser vanguardia cuando en los hechos se actúa en esa dirección.

Ver más
Relacionados
La Apuesta Ganadora: ChatGPT Predijo la Victoria de España en la Eurocopa y Me Hizo Ganar una Airfryer

Hace un mes, ChatGPT me dijo que España ganaría 2-1 a Inglaterra en la final de la Eurocopa. Seguí su …

China se Suma a la Carrera de Implantes Cerebrales con Neuroscroll, su Respuesta a Neuralink

En abril de 2021, Elon Musk sorprendió al mundo con un vídeo de un mono jugando al Pong sin utilizar …

La Revolución de las Bebidas Energéticas: Cómo la Ciencia Ha Mejorado Estas Potentes Fuentes de Energía y Cuál es la Mejor del Mundo Mundial

En las últimas décadas, las bebidas energéticas han pasado de ser un nicho de mercado a un fenómeno global, impulsadas …