ChatGPT, la herramienta que revolucionó la tecnología

Hace un año, el mundo de la tecnología cambió para siempre. Las conversaciones van desde NFT, metaverso o blockchain y se centran en la inteligencia artificial generativa gracias a ChatGPT, que sorprendió al mundo con sus capacidades conversacionales similares a las humanas.

Hay otros productos de IA generativa que la gente jugará en 2022, como Dall-E desarrollado por OpenAI, pero ChatGPT fue un hito en la tecnología que evolucionó de un juego a un componente central de todas las empresas de usuarios.


La aplicación alcanzó los 100 millones de usuarios activos semanales en tan solo unos meses, según un análisis de la firma de datos Zekerweb. Este es un punto de referencia “sin precedentes” para una aplicación de consumo. Historial de ChatGPT


La primera versión de este chatbot apareció en 2022, pero sus orígenes no son de ese año. El modelo de lenguaje a gran escala GPT-1, en el que se entrenan herramientas OpenAI como ChatGPT o Dall-E, se introdujo por primera vez en junio de 2018 y consta de 117 millones de parámetros para predecir la siguiente palabra de una frase.

En 2019, desarrollamos una versión de GPT-2 con 1,5 mil millones de parámetros mejorados, lo que lo convierte en un modelo avanzado que demuestra capacidades desde generar oraciones individuales hasta párrafos completos como primer paso.


En 2020 nació GPT-3, un modelo con 175 mil millones de parámetros de aprendizaje automático. Con esto, ahora es posible generar voz completa o incluso texto que se asemeje a una voz humana. Sin embargo, esta fue la versión más retrasada de la compañía, ya que OpenAI lanzó GPT-3.5 en 2022 y lanzó al público su producto estrella, ChatGPT.

Impacto de ChatGPT


A nivel empresarial, la implementación de ChatGPT cambió el juego del servicio al cliente al automatizar las respuestas a las preguntas frecuentes. Sin embargo, esta no es la única aplicación, ya que se ha demostrado que los grupos de trabajo pueden ser más efectivos.

Según Mario Chao, CEO de NTT Data México, ChatGPT, una herramienta basada en datos a gran escala, ha permitido a las empresas democratizar y promover el uso de la IA.


“Por primera vez, los usuarios finales pueden probar de forma totalmente autónoma el rendimiento de la IA, aumentando drásticamente la productividad, generando nuevos conocimientos, mejorando la toma de decisiones y habilitando productos y servicios”, afirmó.

A nivel regional, México y Colombia son los países más interesados ​​en integrar programas de inteligencia artificial en sus operaciones, y el 71 por ciento de las empresas encuestadas reconocen el gran potencial de la inteligencia artificial, según la encuesta de IA en América Latina de NTT Data. Para su empresa.


Las empresas líderes en este espacio planean gastar más del 15% de sus presupuestos en tecnología de IA durante los próximos años.

Este dato se refleja en el hecho de que el 56% de los gerentes regionales cree que la mejora de la eficiencia operativa es uno de los beneficios clave de esta tecnología.

En educación, se utiliza para crear sistemas de orientación inteligentes que pueden brindar apoyo personalizado a los estudiantes. El Dr. Mauricio Flores, ingeniero académico y científico de datos de la Universidad Iberoamericana, dice que el uso de la IA generativa ha tenido un impacto en todo el mundo en un período de tiempo muy corto.

“ChatGPT ha sido revolucionario en los campos de la investigación y la educación porque permite a estudiantes y profesores mejorar las discusiones sobre una variedad de temas que surgen en todas las áreas de la educación y mejorar el aprendizaje selectivo a través de un motor de búsqueda basado en preguntas”, explica Flores.


Inversiones y productos relacionados con ChatGPT
OpenAI ha ganado mucha credibilidad gracias a ChatGPT, que ha permitido que más empresas se centren en la IA generativa.

El ejemplo más obvio es Microsoft Corporation, que anunció una inversión de 10 mil millones de dólares en OpenAI para respaldar la investigación y el desarrollo, además de alojar las operaciones de la empresa en servidores Azure.


Mientras tanto, a raíz de ChatGPT, han surgido otras iniciativas como Bard de Google, la startup Anthropic Claude y Amazon Q de Amazon, lo que marca un progreso en la proliferación de herramientas de IA generativa.

Asimismo, GPT se ha vuelto tan efectivo que está implementado en varias herramientas, como el navegador Bing o la aplicación Duolingo.
A principios de noviembre de este año, el director ejecutivo de OpenAI, Sam Altman, lanzó GPT-4 Turbo, que permite a los usuarios crear sus propios chatbots sin codificación.

“Por ejemplo, GPT puede ayudarle a aprender las reglas de un juego de mesa o enseñarle matemáticas a su hijo”.


Según el director, este nuevo modelo tiene en cuenta mucho más el contexto a la hora de realizar búsquedas y permitirá que la información en Internet esté accesible en abril de 2023 (en lugar de 2021 como la primera versión).

También señaló que las interfaces de programación de aplicaciones (API) están agregando capacidades multimedia (visión por computadora, voz, etc.) y el precio del uso de estos modelos está bajando.

“Esperamos que regrese el año que viene, porque lo que publicamos hoy no es nada comparado con lo que estamos haciendo por usted”, prometió Altman. “Como sociedad, estamos comprometidos a perfeccionar y profesionalizar la IA generativa.

Porque cada vez que hacemos una pregunta, nuestra base de conocimientos crece(…). Pero siempre debemos recordar que su uso debe hacerse con un enfoque deliberado. . Flores señala:


En los primeros meses de su lanzamiento, ChatGPT solo podía responder preguntas a través de mensajes de texto y era muy propenso a la manipulación de información o datos. Se trata de un fenómeno conocido como “alucinaciones” y ha sido abordado en la última versión de la plataforma.

Al respecto, Chao añadió que ChatGPT no piensa por sí mismo, no piensa y no es consciente. “Es un modelo matemático enorme y bien entrenado. Está diseñado para ayudar a las personas a trabajar más rápido y ser más productivas. , pero no es capaz de tomar decisiones o actuar de forma independiente”.

La crisis de OpenAI
A pesar de las promesas de un rápido progreso, OpenAI enfrentó uno de los momentos más tensos de toda su historia cuando su junta directiva anunció a mediados de noviembre que Altman ya no sería el CEO de la compañía, sorprendiendo a todos en todo el mundo.

En respuesta y en medio de presiones, Microsoft anunció que el ejecutivo pasaría a formar parte del nuevo equipo de la compañía enfocado en inteligencia artificial.

Ante esta situación, los empleados de OpenAI enviaron una carta a la junta amenazando con unirse a Microsoft si Altman no retomaba su puesto en la empresa.

Entonces, la junta directiva de OpenAI dio un paso al frente y anunció el regreso de Altman, junto con el regreso de Greg Brockman a la empresa y una nueva junta directiva integrada por Bret Taylor, Larry Summers y Adam D’Angelo.


Aunque los últimos días han parecido años para la empresa, ChatGPT ha demostrado que todavía hay innovaciones en el mundo que pueden cambiar el panorama tecnológico a nivel social y empresarial.

admin

Un partido revolucionario, si en verdad está empeñado en hacer y dirigir la revolución no puede renunciar al legítimo derecho de ser o formar parte de la vanguardia histórica que en efecto haga y dirija la revolución socialista en nuestro país, es de hipócritas decir que se lucha sin aspirar a tomar el poder y mucho más aún si se pretende desarrollar lucha diciendo que no busca ser vanguardia cuando en los hechos se actúa en esa dirección.

Ver más
Relacionados
“Inteligencia Artificial: El Nuevo Aliado en la Búsqueda de Vida Extraterrestre”

La búsqueda de vida extraterrestre ha capturado la imaginación humana durante siglos, y los recientes avances en inteligencia artificial pueden …

“Logro sin precedentes: Medimos por primera vez la gravedad en el mundo cuántico, un hito de potencial apabullante.”

Los físicos teóricos llevan más de 100 años experimentando con la idea de combinar la relatividad general y la mecánica …

Elon Musk gesta su propia revolución del correo electrónico con el proyecto denominado Xmail.

El creador de SpaceX y Tesla no se queda quieto, pero a diferencia de otros proyectos que proponían cambios radicales …