La experiencia de Maximiliano Iglesias con los OVNIS en España

Entre los casos OVNI más famosos de España se encuentra la experiencia de Maximiliano Iglesias, un joven salmantino que trabajaba de transportista en Lagunilla, Salamanca (España). Pocos casos hay en los que un testigo repite experiencia, en menos de 24 horas menos todavía, Maxi (para sus amigos), fue uno de ellos.

Su experiencia comenzó la madrugada del 21 de marzo de 1974, cuando volvía a Lagunilla después de dejar a su novia en casa, en Pinedas. En su camino de regreso, sobre las dos de la madrugada, antes de llegar a Lagunilla, a la altura de Valdehijaderos, Maxi vio en la carretera unas luces a lo lejos. Pensando que era otro vehículo le dio las largas, a modo de saludo, antes de llegar a la posición de las luces su vehículo se detuvo. No respondían las luces ni el motor.

Desde el interior de su camión, Maxi pudo ver dos objetos:

 

“Me quedé en la cabina y observé las luces que tenía frente a mí. Una, como les decía estaba en mitad de la calzada. La otra flotaba inmóvil a la derecha de la primera a unos 15 o 17 metros sobre el campo”. Maxi aseguró que el objeto que estaba sobre la carretera, podía medir sobre 15 metros y era de metal, sin remaches, ni puertas, ni ventanillas, completamente liso y sin aristas. Se sostenía sobre tres patas y tenía forma como de dos platos juntos.

 

Sin terminar de recomponerse de lo que estaba viendo, unas enormes siluetas surgieron de detrás del objeto que estaba en medio de la carretera. Se trataba de dos humanoides muy altos, enfundados en unos trajes parecidos a los de un buzo, gesticularon entre ellos y señalaron en dirección a Maximiliano. Tras lo cual, se introdujeron en el OVNI, Maxi no pudo ver por donde entraron, en ese momento el OVNI se elevó produciendo a la vez un fuerte ruido. En ese momento el motor y las luces del vehículo vuelven a funcionar, entonces Maximiliano reanuda su camino hacia Lagunilla. Maxi solo contó lo ocurrido a su novia, al día siguiente cuando la vio.

Al día siguiente, 22 de marzo, la empresa para la que trabajaba le envió para realizar un porte y recoger mercancías a Pineda. A las 23:30h volvía de camino a su casa, por la misma carretera de la noche anterior, pensando que no se repetiría el mismo suceso, una vez puede, dos… Pues se equivocó.

Casi en el mismo punto exacto de la noche anterior, vuelve a ver las luces en la carretera y se vuelve a parar el motor del vehículo y se apagan las luces, exactamente igual. En esta ocasión en lugar de dos OVNIs hay tres, situados como a unos 200 metros de su camión, uno en la calzada y dos en el campo. Maximiliano explicó lo siguiente a la prensa:

 

“Sin que supiera por dónde, salieron de aquel objeto cuatro personas. Eran tan altas como las de la noche pasada. Se recortaban perfectamente frente a la luz del aparato que estaba en la carretera. Los observé con cierta alarma. Parecían mirarme y gesticularon entre ellos, como si no estuvieran de acuerdo. Y de pronto, empezaron a caminar hacia mí”.

 

Maximiliano, asustado, decide salir del camión y salir corriendo, adentrándose en el campo, los humanoides le siguen adentrándose también en el campo. Tras unos dos kilómetros de huida, a Maximiliano le fallan las fuerzas, comprueba que los humanoides le siguen y no están muy lejos, entonces decide esconderse en una zanja llena de barro junto a un riachuelo.

Desde su escondite pudo oír como los humanoides le buscaban a su alrededor, aguantó allí unos 30 minutos. Tras comprobar que no estaban cerca, decidió volver a su camión, pensando que ya se habrían ido. Pero al acercarse a la carretera vio que las naves seguían en el mismo sitio, pero sin rastro de los humanoides. Decidió entonces ir al camión con mucho cuidado, se subió al vehículo y cerro la puerta, en ese momento aparecieron dos humanoides junto al OVNI que estaba en la carretera.

Como ocurrió la primera vez, los dos humanoides parecía que hablaban entre ellos, tras lo cual, subieron a la nave y esta se elevó, dejando los otros dos OVNIs en el campo. Maximiliano intentó poner en marcha su camión, pero la batería se había averiado.

Un poco tiempo después, volvió a bajar el OVNI, entonces tres humanoides bajaron con unas herramientas en las manos, con las cuales se dispusieron a realizar algo en el suelo. Así estuvieron durante 10 minutos, hasta que volvieron a subirse a la nave y se fueron para siempre, la nave hizo un fuerte ruido, como un silbido.

Esta vez no guardó silencio, a la mañana siguiente se dirigió a la Comandancia de la Guardia Civil a denunciar lo que había vivido. Se desplazaron dos dotaciones de Guardias Civiles, los cuales rastrearon la zona. Encontraron dos hoyos y unas marcas extrañas en el suelo, justo donde Maximiliano Iglesias dijo que estuvieron los OVNIs.

Aquellos dos sucesos convirtieron a Maximiliano Iglesias en el protagonista de uno de los casos más importantes de la Ufología española. Fue un caso con mucha variedad de elementos, repetido en corto espacio de tiempo, con muchos datos de su testigo. Las personas que conocían a Maxi dijeron de él que no le gustaba resaltar, era una persona sencilla que pasa desapercibida. El suceso le provocó muchos sin sabores, pues le trajo justo lo que no quería, fama.
Maximiliano dijo:

“Si aquella segunda noche hubiera estado acompañado me habría quedado quieto a ver qué nos querían… en el fondo tengo curiosidad”.

 

Un mes después del suceso, se trasladó una comitiva de la NASA a Valdehijaderos, con la intención (según consta en el registro del ayuntamiento) de estudiar la localización del pueblo, para una posible instalación de un telescopio de observación lunar. Ni hubo telescopio, ni hubo observación lunar.

¿Fueron a investigar el caso de Maximiliano? No se sabe, pero rara la visita de NASA en Valdehijaderos sí que fue. Los vecinos de Valdehijaderos contaron al Diario La Gaceta Regional:

“Vinieron tres coches grandes con muchas personas dentro, vestidos todos con trajes, ninguno llevaba ropa de faena ni artilugios para revisar el terreno. Igual que vinieron, se fueron. Ni se tomaron un vino en el bar”.

 

La experiencia de Maximiliano es espectacular, vivir lo mismo dos veces debe marcar para siempre, si le sumamos la incomprensión y las burlas, debió ser muy duro para él.

admin

Un partido revolucionario, si en verdad está empeñado en hacer y dirigir la revolución no puede renunciar al legítimo derecho de ser o formar parte de la vanguardia histórica que en efecto haga y dirija la revolución socialista en nuestro país, es de hipócritas decir que se lucha sin aspirar a tomar el poder y mucho más aún si se pretende desarrollar lucha diciendo que no busca ser vanguardia cuando en los hechos se actúa en esa dirección.

Ver más
Relacionados
Expertos advierten que los satélites y la basura espacial están dificultando encontrar vida extraterrestre

Mientras se planean nuevos lanzamientos hacia el espacio exterior, especialistas alertan que la creciente presencia de satélites y basura podría …

Inteligencia artificial localiza ocho posibles señales de extraterrestres

Una de las grandes dificultades que tienen los científicos espaciales en la actualidad es poder sortear entre todos los datos …

Desarrollan un nuevo tipo de láser ultravioleta que revolucionará la búsqueda de vida extraterrestre

Un equipo de científicos ha desarrollado un nuevo láser que será capaz de detectar vida extraterrestre en otros planetas. Se trata de un dispositivo en …